3 jun. 2010

Soñar -

Sentía como el viento golpeaba mi cara, me agarré con más fuerza a su torso.
Notaba perfectamente los abdominales, como si pudiera contar las onzas de chocolate que había en él. La autopista marchaba sesenta, él iba a ochenta. No, yo no tenía miedo.
Cerré los ojos y recordé aquella noche en la que todo era perfectol, con el chico que yo quería, Todo eran pensamientos agradables. Mi pelo se movía a la velocidad del viento, podía ver a lo lejos la playa. El mar, me recordaba a aquellos día de verano en los que tan bien lo pasaba sentada en la arena sin hacer completamente nada, tan sólo escuchar el sonido de las olas golpear sobre la orilla, buscar piedrecillas o hacer una albóndiga en la arena, miles de recuerdos pasaron por mi cabeza en aquel preciso instante .

No hay comentarios: